aizpitArte, la puesta en valor

Puesta en valor de los valores culturales y naturales de Aizpitarte en Errenteria realizada del 4 al 28 de Enero de 2017 y organizada por Felix Ugarte Elkartea en la que además de sus valores naturales se expusieron los grabados encontrados durante 2015 en tres de sus cuevas.

Esta puesta en valor consistó en :

–Una exposición gráfíca con paneles temáticos explicando los valores del mundo subterráneo: El medio físico, el medio biológico, el medio humano y mitos y leyendas.

–Una exposición de los materiales arqueológicos encontrados en las diversas excavaciones desde 1892. Comisionada por el arqueólogo Jesús Tapia, las piezas se explicaron desde las temáticas: arte mueble, la industria lítica, industria de caza y otro sobre animales.

–Tres charlas;

“Murciélagos: Los desconocidos de la noche”
 Presentación: Aitor Arrizabalaga

“Los pobladores paleolíticos de las cuevas de Aitzbitarte(Errenteria)”Joseba Ríos -Garaizar, Diego Garate, Olivia Rivero, Aixa San Emeterio.
Presentación : Joseba Ríos-Garaizar

“El arte paleolítico de las cuevas de Aitzbitarte (Errenteria) Diego Garate Maidagan, Olivia Rivero, Joseba Rios.

Presentación: Diego Garate Maidagan

Además, con motivo de esta exposición nuestro compañero Sergio Laburu realizó para la ocasión un video que se proyectó en una pantalla en la misma sala de exposición.

https://www.youtube.com/watch?v=Yw8Vw2j9JrE

Esta exposición fué inaugurada por Jesús Altuna, que fue director de las excavaciones en Aitzbitarte III entre 1986 y 2002, junto con Joseba Ríos Garaizar, uno de los mayores expertos en industria lítica y coautor de las excavaciones y publicaciones posteriores.

Mientras la exposición estuvo abierta se realizaron cuatro visitas guiadas en el mismo local de la exposición donde el público pudo escuchar de primera ,mano las explicaciones de los organizadores y descubridores de los grabados rupestres.

La exposición tuvo un record de asistencia en las exposiciones que se habían realizado en Xenpelar Etxea.

Esta exposición fue organizada por la asociación Felix Ugarte Elkartea y colaboraron el Departamento de Medio Ambiente de la Diputación Foral de Gipuzkoa y el Departamento de Cultura y Departamento de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Errenteria.

Más información

Las cuevas de Aizpitarte se encuentran en el Termino Municipal de Errenteria, a escasos 10 km. de la costa. Debido a la frontera natural que conforman los Pirineos y el Golfo de Bizkaia, este entorno es un lugar estratégico  por ser un paso natural entre la península y el continente.

Está dentro del Parque Natural  y Zona Especial de Conservación (ZEC) de Aiako Harria, en plena Red Natura 2000.

Estas cuevas son conocidas como unos de los yacimientos del paleolítico más interesantes del País Vasco. Las primeras excavaciones datan de 1892 dirigidas por  Modesto del Valle, Conde de Lertsundi ,  y desde entonces muchos estudiosos de la prehistoria de aquella época e investigadores posteriores visitaron la cueva y realizaron diversas excavaciones y estudios;  Pedro Manuel de Soraluce, Edouard Harlé, Henri  Breuil , Telesforo de Aranzadi, Jose Miguel de Barandiarán , Jesús Altuna…

En 2012, en el marco de las prospecciones sistemáticas desarrolladas con el fin de localizar arte parietal paleolítico en el País Vasco, Diego Garate y Joseba Ríos, reconocen una serie de manchas rojas en la cueva de Aitzbitarte IV, probablemente vestigios de figuraciones perdidas. Poco después, en 2015, ellos mismos junto a los espeleólogos de Felix Ugarte Elkartea identifican en Aitzbitarte V una serie de bisontes grabados. Al de pocos días, los mismos espeleólogos detectan imágenes similares en las cuevas de Aitzbitarte III y IX.

Los grabados de las cuevas de Aitzbitarte III  y IX responden a un estilo característico del Gravetiense (entre 28.000 y 22.000 años), desarrollado en el sur de la actual Francia pero desconocido hasta el momento en la península Ibérica, siendo estos los primeros ejemplos.

Al fondo de Aitzbitarte V se localiza un pequeño conjunto de grabados, bisontes fundamentalmente, característicos del periodo Magdaleniense medio (entre 15.000 y 13.000 años) y muy comunes en toda la franja cantábrico-pirenaica.

Además de la importancia de los hallazgos, hay que destacar el importante valor geoestratégico que adquieren por su relación con diferentes culturas paleolíticas.