Reacondicionando casetas para hábitat de murciélagos amenazados

Hoy hemos terminado de reacondiconar las casetas de Landarbaso ( Donostia) que en su día servían de registro del Canal Alto, una infraestructura que se utilizó durante el siglo XX para la traída de agua desde Artikutza hasta Donostia.

Las mejoras que hemos realizado para adecuarlas para los murciélagos han sido la colocación de puertas con un hueco por donde puedan entrar los murciálgos, el aislamiento del espacio interior con los canales inferiores por donde circulaba el agua, el pintado de las casetas y la colocación de tela asfáltica en el techo para impermeabilizarlo. Además hemos colocado unas separaciones interiores para crear unos habitáculos donde puedan agruparse de manera más recogida.

Esta actuación se emmarca dentro del proyecto de recuperación del murciélago mediterráneo de herradura en que venimos desarrollando desde 2018 y ha sido subvencionada por el Ayuntamiento de Donostia.

¿Por qué proteger este murciélago?

En Euskadi hay catalogadas 25 especies diferentes de murciélagos, todos ellos insectívoros o fructívoros . La mayoría de ellas tienen un estado de conservación desfavorable y algunas de ellas están catalogadas En Peligro de Extinción en el Listado de Especies Amenazadas del País Vasco, como es el caso del murciélago mediterráneo de herradura o Rhinolophus Euryale , que es su nombre científico.

Este murciélago cavernícola es especialmente sensible a perturbaciones causadas por las personas. La presión demográfica y la visita indiscriminada a las cuevas que servían como refugio y cría condujeron a su extinción en Gipuzkoa durante la segunda mitad del siglo XX.

Otras especies toleran mejor la presencia humana, sin embargo el vandalismo atávico que se tiene contra este mamífero y las nuevas y potentes luces led ha hecho reducir drásticamente las colonias y el número de individuos de las colonias.

La vulnerabilidad de esta especie la convierte en una “especie paraguas” ya que protegiendo a esta especie y su hábitat se protege a las otras especies más tolerantes a la presencia humana que comparten su hábitat.

En nuestra comunidad tenemos 10 especies de murciélagos cavernícolas u ocasionalmente cavernícolas. Siete de ellas estan presentes actualmente el las cuevas de Aizpitarte. Por lo tanto , aunque con ritmos y flujos diferentes, estos murciélagos comparten el hábitat cavernario, conviven y se toleran.

¿Si estos murciélagos se refugian en cuevas porqué habilitar unas casetas en Landarbaso?

Entre 2018 y 2019 realizamos un estudio ambiental comparativo entre varias cuevas gipuzcoanas donde se tienen registros bibliográficos antiguos de la presencia de este murciélago y cuevas donde actualmente este murciélago hiberna y cría con éxito en Iparralde. Estos refugios están controdados por el Conservatoire d´Espaces Naturels d´Aquitania. Uno de ellos está situado en Banka, y se trata de un antiguo canal soterrado de hormigón que mantiene unas condiciones de temperatura y humedad idóneas además de la ausencia de perturbación de la acción humana.

Por lo tanto , si las condiciones ambientales son adecuadas y no hay molestias humanas los murciélagos pueden adaptarse tambien a criar en estructuras de hormigón.

Con el estudio ambiental que realizamos en las cuevas de Iparralde, sabemos la temperatura óptima para la hibernación y cría de estos murciélagos. Esto facilita enormemente la adecuación de estructuras abandonadas como refugio como son las casetas de Landarbaso.

Como ya hemos comentado, algunas especies de murciélagos comparten el hábitat cavernario y a la vez pueden utilizar diversas localidades en estructuras artificiales como caseríos o edificios abandonados. Por ello en el entorno de las cuevas de Aizpitarte estamos realizando una serie de actuaciones destinadas a habilitar multiples y variados refugios de murciélagos que puedan ser utilizados por las diferentes especies.

¿Qué perspectivas hay de recuperar este murciélago en Aizpitarte?

Como resultado del estudio ambiental comparativo entre cuevas de Gipuzkoa e Iparralde 2018-2019 y porteriores análisis y consideraciones, concluímos que las cuevas de Aizpitarte eran las mejores candidatas para el comienzo de la recuperación de este murciélago en Gipuzkoa. Las razones fundamentales fueron las siguientes:

  • En 2017 se cerró la entrada a Aizpitarte IV lo que redujo en un alto porcentaje la presencia humana en el interior.
  • En la actualidad ya existe una colonia de murciélagos estable en Aizpitarte.
  • Entre Aizpitarte y las colonias de murciélagos de Iparralde existe una distancia en línea recta dentro del rango de vuelo de campeo de este murciélago.
  • En esta distancia encontramos una baja densidad de población y están unidos por espacios ZEC dentro de la Red Natura 2000.
  • La presencia de 7 especies de murciélagos en Aizpitarte IV demuestra la disparidad de ambientes adecuados dentro de la cavidad para todos ellos.

Una vez elegida Aizpitarte IV como candidata mejor posicionada para el retorno de este murciélago de forma natural, comenzamos a realizar diferentes actuaciones y acciones para favorecer y mejorar las condiciones de esta cavidad entre las que se encuentran:

  • Colaboración con GIECE de la UPV/EHU en la grabación a lo largo del tiempo de la emergencia crepuscular de los murciélagos.
  • Habilitación de diferentes estructuras a lo largo del antiguo Canal Alto. como refugio de murciélagos. Tanto en Errenteria como en Donostia.
  • Caracterización ambiental de Aizpitarte IV.
  • Recuento visual anual en hibernación.

El Grupo de Investigación en Ecología del Comportamiento y Evolución del Departamento de Zoología y Biología Celular Animal de la UPV/EHU, tiene instalado un grabador ultrasonido en Aizpitarte IV que recoge 3 veces por semana la emergencia crepuscular de los murciélagos. Gracias a estas grabaciones se ha comprobado la presencia del murciélago mediterráneo de herraduraen Aizpitarte IV en las siguientes fechas: